El estudio empuja agujeros en narrativa sobre Madison y las demostraciones de hip-hop y violencia

Los defensores esperan que nuevos números de investigadores de UW-Madison pongan un alto a los funcionarios y propietarios de negocios enmarcando el género como un problema de seguridad pública.

Traducido por Francisco Velazquez (English version)

Vince Staples tocando en Union South en diciembre de 2015. Foto de Scott Gordon

Vince Staples tocando en Union South en diciembre de 2015. Foto de Scott Gordon

La discusión pública más amplia de hip-hop en Madison a menudo gira alrededor de la gente que se consigue en apuro. Una y otra vez a lo largo de los años, varios lugares locales han dejado temporalmente de reservar espectáculos de hip-hop, alegando que estos programas son más probables que otros para dar lugar a incidentes violentos. Las controversias resultantes a veces llaman mucho la atención del público y de los medios a los programas de hip-hop donde estallaron peleas o alguien sacó una pistola, y lejos de todos los espectáculos de hip-hop que salen sin problemas. El Daily Cardinal ha capturado recientemente algunos bares del centro que restringen el hip-hop en sus jukeboxes de Internet, alegando que la música atrae a la gente equivocada. La narrativa sobre el hip-hop y la violencia también socava una cosecha de artistas locales de hip-hop tan fuerte como lo han sido siempre, de MCs localmente creados como Trapo y Ra'Shaun a artistas afiliados a UW-Madison como Broadway Muse y Lucien Parker.

Los artistas, activistas y aficionados del hip hop en Madison han señalado durante mucho tiempo que es absurdo atribuir más violencia a un género de música que a otro. Ahora tienen algunas investigaciones de ciencias sociales a las que le apunta. En un estudio publicado el martes, el profesor de sociología UW-Madison Randy Stoecker y sus estudiantes examinaron la correlación entre actuaciones de música en vivo y llamadas policiales en Madison entre 2008 y 2016. El conjunto de datos que ensamblaron simplemente no respalda la idea de que el hip-hop son más propensos a volverse violentos que los espectáculos de otros géneros. El estudio se llevó a cabo en colaboración con la Comunidad de Arte de la Comunidad Urbana de Madison (UCAN), que organiza una variedad de eventos de hip-hop y esfuerzos de promoción, incluyendo los premios anual de Hip-Hop en Madison y una extensa serie de conciertos de verano con artistas locales.

Tener estos datos empíricos podría ser un punto de inflexión para los artistas hip-hop locales, que han tratado con el acceso errático a los lugares a lo largo de los años, en gran parte debido a la percepción de que el hip-hop es un género violento de música.

"En el pasado, todas las conversaciones públicas que hay estado involucrando con respecto al hip-hop se han centrado completamente en la seguridad pública y nunca podremos llegar a una conversación sobre el arte," dijo la presidenta de UCAN, Karen Reece. "Estos datos muestran que la conversación de seguridad pública es una distracción y un error." El estudio es también una especie de reunión de mundos musicales y científicos para Reece, un violonchelista de formación clásica que obtuvo su doctorado en fisiología de la UW-Madison y trabajó como científico investigador de Promega antes de la promoción se convirtió en su trabajo a tiempo completo.

Stoecker y sus estudiantes dibujaron por primera vez en el Departamento de Policía de Madison registros de 4,624 llamadas de la policía hechas de lugares de música en vivo. A continuación, se pusieron a recurrir a la Internet y los números de nuevo de Maximum Ink para determinar qué tipo de música se estaban jugando en las fechas y horas de cada una de esas llamadas. Reunieron lo que Stoecker cree que es un conjunto de datos único; El estudio se refiere a otra investigación que ha investigado las correlaciones entre el hip-hop y la violencia, pero ninguna de ellas se acercó a los datos de la misma manera que el grupo de UW-Madison. El grupo de Stoecker también creó un sistema de códigos del género que intenta explicar algunos de los matices y variaciones dentro y entre géneros, y por el hecho de que muchos demostraciones implican más de un género. El estudio tiene dos categorías principales para el hip-hop: "Live hip-hop," es decir, espectáculos que involucran un MC, y "Mezcla con hip-hop / DJs," para eventos centrados en DJ que posiblemente incluirían hip-hop en la mezcla.

"Los estudiantes sólo ponen cientos de horas en encontrar actuaciones que ocurrieron durante los tiempos de esas llamadas, literalmente construyendo el conjunto de datos a mano en muchos casos," dice Stoecker.

El estudio encontró que los lugares que con frecuencia reciben hip-hop en vivo reciben menos llamadas de policía por mes que los lugares dominados por el país y EDM. Los investigadores también analizaron cuántas de las llamadas dieron lugar a que alguien fuera acusado o acusado por un delito. Ellos encontraron que las llamadas de la policía a los programas de hip-hop eran menos propensos a dar lugar a cargos que las llamadas a eventos que involucran a música country, música caribeña, EDM, o bandas de jam.

"Parte de nuestra preocupación en este análisis fue si hay algún apoyo para la creencia de Hip-Hop que requiere más seguridad y la policía en comparación con otros géneros," señala el estudio. "Si ese fuera el caso, esperábamos ver mayores proporciones de cargos por Hip-Hop que otros géneros, pero eso no parece ser cierto para Hip-Hop o Hip-Hop en Total, y al menos no es cierto más que para Jam Band Mix, Country Mix y EDM."

De hecho, quizás el más grande para llevar es que si mide llamadas de la policía o detenciones en los espectáculos a lo largo de un eje de género, por lo general no encontrar ese período de mucha variación. Tome la tabla que expone la proporción de llamadas, por género, que resultó en cargos: los resultados van de alrededor de 19 por ciento a cerca de 47 por ciento, con "hip-hop en vivo" en 37.5 por ciento. Es casi como si los géneros musicales en realidad no causan ciertos tipos de comportamiento.

Un resumen del estudio apunta a la cobertura de los medios de comunicación como otro factor que alimenta el estigma y las percepciones sesgadas unidas al hip-hop en Madison, citando un artículo del columnista del Wisconsin State Journal, Chris Rickert como ejemplo. Es cierto que los medios de comunicación locales son demasiado fácilmente atraídos por las narrativas sesgadas sobre el hip-hop y la violencia, aunque me gustaría señalar que la mayoría de nosotros en los medios de comunicación locales no son Chris Rickert. Además, los medios de comunicación locales han ofrecido una cobertura más matizada de este debate y de la propia música, incluso en el Isthmus y aquí en Tone Madison. Pero no puedo discutir que los periodistas locales podrían y deberían estar más comprometidos con la comunidad de hip-hop.

Armado con esta información, Reece y otros defensores de la comunidad están haciendo un empuje final para que la Ciudad de Madison cree un Grupo de Trabajo sobre Equidad en Música y Entretenimiento. Funcionarios de la ciudad y defensores del hip-hop han discutido esto de vez en cuando durante siete años, y el Consejo Común de Madison es la votación programada sobre una resolución que realmente crea el grupo de trabajo en su reunión del 20 de junio.

Reece espera que el estudio, que se basa en informes policiales, cambie las conversaciones de su grupo con MPD.

"Espero que esto reduzca el perfil, ya que hemos utilizado sus propios datos para llegar a la conclusión," dice. "No espero que la conversación cambie de inmediato y espero que podamos empezar a cambiar las percepciones a lo largo del próximo año usando las conclusiones del estudio y quizás acciones del grupo de trabajo."

Stoecker dice que es importante señalar que el estudio realmente no intenta probar que el hip-hop es especialmente seguro. Más bien, en realidad toma la narrativa societal predominante sobre hip-hop siendo un género más violento como una hipótesis.

"Cuando nos reunimos con UCAN y presentamos esto a ellos la semana pasada, uno de los miembros del consejo dijo: 'Oh, así que decidiste probar que el hip-hop era más violento y fallaste,'" dice Stoecker. "Y sí, eso es bastante exacto."